Ir al contenido principal

63 aniversario luctuoso y los 134 años del nacimiento del muralista Diego Rivera.

Por: Secretaría de Cultura

¿Quién fue Diego Rivera?

El 8 de diciembre de 1886, la ciudad de Guanajuato fue testigo del nacimiento del pintor, muralista, académico y luchador social. Desde niño llegó a la Ciudad de México con su familia, donde continuó su educación hasta 1897, año en que comenzó sus clases de dibujo en la Academia de San Carlos.  

Sin embargo, inconforme con el modelo educativo, inició un trabajo independiente y solamente regresaría para las exposiciones anuales, de las cuales surgió una beca concedida por el entonces gobernador de Veracruz, Teodoro A. Dehesa, para continuar sus estudios en Europa en 1907.

Desde su partida y hasta 1921, Rivera sólo regresó a México por un año. Pasó su tiempo entre Francia, Bélgica, Holanda, Inglaterra, España e Italia. Conoció las obras de los grandes maestros, su obra tuvo influencia de artistas del periodo postimpresionista y del cubismo. Sin embargo, fueron los grandes frescos del Renacimiento los que marcaron las bases de su extensa obra muralista.

Con estos estudios, José Vasconcelos buscó el regreso de Rivera para que fuera él quien iniciara las obras murales de la Escuela Nacional Preparatoria. Así lo hizo y su alegoría La creación (1922), plasmada en el Anfiteatro Simón Bolívar marcó el inicio formal del muralismo.

Entre 1923 y 1928, Rivera se sumó al proyecto plástico de la Secretaría de Educación Pública, donde el conjunto total de su obra se divide en dos patios: cada uno con tres corredores, cuyas paredes fueron divididas en tableros.

Casi a la par, creó los murales de la antigua hacienda de Chapingo, bajo la directriz del ingeniero Marte R. Gómez. El Salón del Consejo del Departamento de Salubridad; el Palacio de Cortés, en Cuernavaca, Morelos; el Palacio Nacional; el Palacio de Bellas Artes, el Instituto de Cardiología y el Hospital de La Raza, son otros espacios donde se puede encontrar la obra mural de Rivera dentro del país, siempre cargada de programa ideológico, político y social.

A nivel internacional, el nombre de Diego Rivera atrajo a varios artistas extranjeros deseosos de participar en el movimiento muralista, como fue el caso de Pablo O’Higgins y las hermanas Grace y Marion Greenwood.

En Estados Unidos, su obra de caballete fue expuesta en espacios como el Palacio de la Legión de Honor de California y el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York. Sin embargo, sus murales en el Instituto de Bellas Artes de Detroit y en el Centro Rockefeller de Nueva York, fueron sus trabajos de mayor relevancia. El muralista guanajuatense falleció el 24 de noviembre de 1957 en la Ciudad de México. Sus restos descansan en la Rotonda de las Personas Ilustres del Panteón de Dolores.


Con motivo al 63 aniversario luctuoso y los 134 años del nacimiento del muralista Diego Rivera, la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), mediante el Museo Mural Diego Rivera, conmemorará con la transmisión en línea de dos documentales en torno a la vida y obra del pintor, así como diversas actividades en las redes sociales del recinto, dentro de la campaña “Contigo en la distancia”.

Un retrato de Diego. La revolución de una mirada (2007), documental producido y dirigido por Gabriel Figueroa Flores y Diego López Rivera, será presentado como parte de la Noche de museos de noviembre, el miércoles 25 a las 20 horas, un día después del 63 aniversario luctuoso del creador guanajuatense. La cinta aborda episodios clave en su vida, sus avatares en el entorno político nacional y el desarrollo de su trabajo artístico.

El filme, que incluye grabaciones inéditas realizadas por el cinefotógrafo Gabriel Figueroa que datan de 1949, revela la perspectiva muralista dentro del movimiento artístico nacional del siglo XX. Será transmitido por la plataforma Filminlatino del 25 de noviembre al 8 de diciembre de forma gratuita, en colaboración con el Instituto Mexicano de Cinematografía.

Por otra parte, Nacimiento de un pintor de Rosa Adela López Zuckermann es un documental producido por el Museo Mural Diego Rivera a partir de la muestra homónima exhibida en 2007, el cual recorre la vida del artista desde su ingreso a la Academia de San Carlos, pasando por la realización de su primer mural (La creación), hasta su trabajo para el Hotel del Prado con el fresco Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central. Se transmitirá a través del canal oficial de YouTube del INBAL a partir del 8 de diciembre a las 18 horas, a propósito del 134 aniversario de su natalicio.

Asimismo, se publicará en las redes sociales del museo, a partir del 24 de noviembre, una serie de imágenes que recorren la vida del pintor en sentido contrario, y se llevará a cabo una trivia en la cual el público pondrá a prueba sus conocimientos sobre el pintor. El ganador o la ganadora obtendrá un paquete de catálogos editados por el recinto.

Diego Rivera ha jugado un papel fundamental en la historia del arte mexicano, no sólo como promotor de un modelo que perfiló la escena cultural del siglo XX, sino como un referente en torno al papel del artista en la sociedad. Su contribución al movimiento nacionalista, que dominó a la modernidad mexicana, ha estado sujeta a debate. De ahí la importancia de convocar a nuevas lecturas y revisiones críticas, tanto de su obra, como de la influencia que ejerció en sus contemporáneas y contemporáneos, así como en el estudiantado.

Parte de esa herencia artística de Rivera, cuyo propósito -como dijo él en alguna ocasión- fue “ligar un gran pasado con lo que queremos que sea un gran futuro de México”, es resguardada en el Munal, junto con una serie de obras de caballete, entre las que destacan paisajes, entre ellos Después de la tormenta (1910), pieza creada durante sus primeros años en Europa, en la que se aproxima al idealismo de los pintores románticos.

 Además, retratos como el de Adolfo Best Maugard (1913), en el cual confronta al protagonista con el espacio de modernidad que representaba la urbe parisina de la época; la referida Río Juchitán, obra monumental que fue boceto para la versión en mosaico veneciano solicitada por el empresario Santiago Reachi Fayad; y el Retrato de Miss Juleen Compton (1956), pintado en el puerto de Acapulco, espacio donde se estableció Rivera luego de regresar de Rusia debido al tratamiento contra el cáncer, y cuyo lienzo muestra en su reverso un estudio de la obra Suburbios de Moscú.

La efeméride también es motivo para recordar su trabajo artístico y su afán de que sus pinturas se reflejaran en la vida social de México, “tal como yo la veía y, mediante mi visión de la verdad, mostrar a las masas un esquema del futuro”, dijo el muralista, cuyo emblemático fresco Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central (1947) -exhibido en el Museo Mural Diego Rivera-, es parte de la huella que dejó el artista guanajuatense.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA CELDA 27 O LA CELDA DE LA MUERTE

Por México Legendario. En el Estado de Durango a finales del siglo XIX  existía una antigua cárcel, que se ubicaba en lo que hoy es el centro de la capital, llamada "La Celda de la Muerte  porque todo preso que entraba en la celda 27 amanecía misteriosamente muerto. Ésta situación angustiaba a carceleros, autoridades y presos. La decisión que se tomó fue que en éste lugar se encerraran sólo a los presos peligrosos, ya que de esta manera serían doblemente castigados y a su vez serviría de lección para otros criminales. Fueron muchos muertos, motivo que generó que a éste lugar se le viera como la celda maldita. Los habitantes de Durango decían que la causa era que en las noches entraba un espectro  y tomaba a los presos para estrangularlos, otros aseguraban que el ambiente de la celda estaba envenenado y unos cuantos rezaban porque decían que la celda era visitada por el diablo. Las autoridades ofrecieron que el preso que descubriera lo que pasaba, se le daría  su libertad.

LEYENDAS DE XOCHIMILCO - NAHUALES

Por: Pablo O. Duran EL GATO QUE SE TRANSFORMÓ EN MUJER  Platican los habitantes del centro histórico de Xochimilco que a finales del siglo XIX y principios del XX, había un gato muy latoso que no dejaba dormir a los vecinos de las chinampas, ya que el gato se pasaba dando de brincos por los tejados de las casas de esa zona. Un buen día los vecinos se organizaron para cazar al animal ya que era demasiado fastidioso. Esa noche todos los vecinos se quedaron al acecho del gato, esperaron largo rato en silencio y en cuanto el felino llegó, los vecinos empezaron la cacería por las chinampas. Cuando lograron atraparlo,   metieron al gato en un tambo grande justo a la media noche. La sorpresa se la llevaron los vecinos cuando comenzaba a despuntar el alba, clarito oyeron una voz que salía del tambo donde estaba atrapado el gato. La voz decía -¡suéltenme!, ¡por favor suéltenme! – Los vecinos atemorizados por la voz que escuchaban levantaron la tapa del tambo y su   sorpresa fue mayor cua

LEYENDAS DE SAN GREGORIO ATLAPULCO, XOCHIMILCO

Por: Pablo Durán. La Llorona    en San Gregorio Atlapulco, Xochimilco. Los habitantes del pueblo de San Gregorio Atlapulco en Xochimilco cuentan entre sus leyendas que se aparece la Llorona, una mujer vestida de blanco.   La leyenda de la llorona en la versión de San Gregorio, relata que una señora que tenía problemas con su marido, la dejó y ella se desquitó con sus hijos hasta que los mató. Al darse cuenta de lo que hizo se volvió loca y empezó   a penar   por las calles y canales en busca de   sus hijos,   su penitencia fue no encontrarlos jamás y hasta estos tiempos sigue penando por los canales de Xochimilco y los rumbos cercanos como lo es San Gregorio Atlapulco. Entre las múltiples versiones que hay sobre la Llorona, esta es la que   cuentan los ancianos del pueblo de Atlapulco. Un joven de nombre Juan David habitante del pueblo de San Gregorio contó un relato que le sucedió aproximadamente cuatro años. “Una vez en la madrugada yo estaba en mi casa trabajando en la