Ir al contenido principal

Autonomía y Resistencia en el Siglo XXI: Voces del Teatro (Independiente) en la Ciudad de México. (Reseña de Williams Sayago)

Por Williams Sayago
Director, actor, docente y programador de Teatro. 

El pasado 16 de marzo de 2022 se presentó el libro "Autonomía y Resistencia en el Siglo XXI: Voces del Teatro (Independiente) en la Ciudad de México", en el Foro Contigo América. Sus autores J. Carlos Domínguez (Instituto Mora) y Julio César López (CITRU-INBA). Dicha presentación estuvo a cargo del Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, el Centro Nacional  de Investigación Documentación  y Contigo América, Institución Teatral Independiente, A.C. 


A continuación una reflexión sobre el libro:  

En este libro Julio Cesar López y Carlos Virgen, no solo dejan testimonios del teatro independiente contemporáneo de la Ciudad de México. También hacen un análisis profundo e intentan hacer una clasificación basados en los conceptos de independencia de cada una de estas voces, y digo “Intentan”, por la dificultad que implica hacer una división de la división ya establecida en la historia del teatro independiente, que nos distingue del teatro comercial o del teatro institucional u oficial, también es importante decir que este libro es una canasta donde cupimos algunos y donde otros sin duda quedaron en espera, quizá en el próximo carrito de la despensa habrá otras voces in-dispensables, porque ya se aproximan las siguientes investigaciones tanto de Julio como de Carlos.

Uno de los compañeros que más le ha conferido una importancia a este teatro es Julio Cesar López que desde el CITRU ha desarrollado varias investigaciones al respecto, nos dijo como volaba el entonces Zopilote en San Luis Potosí, nos trajo a la memoria al Contigo América de los primeros 25 años, nos hace crónicas de las libertades y clarifica que es ese ente polimorfo llamado CLETA y en este libro nos vuelve a explicar la diferencia política y social del teatro independiente que surge en el río de la plata y que toma fuerza en las dictaduras sudamericanas o en la convulsión mundial del 68, con el teatro independiente contemporáneo, para después caer en aquellos que enarbolamos la bandera de este teatro en la Ciudad de México de nuestros días.

Carlos Virgen, desde su formación académica nos hace un análisis desde distintas ópticas, perfilando a los entrevistados con el triángulo analítico Ética, Estética y Política o como él lo llama “Las Poli-Est-éticas”.




Aquí encontramos a manera de entrevistas las voces de compañeros validados y legitimados por su sector, como Mario Ficachi, Raúl Bretón, David Psalmon, Margarita Hernández, Wilfrido Momox, Boris Shoemann, Artus Chávez, Cesar Enriquez, Juan Carlos Cuellar, Myrna Moguel, Damian Cervantes, Guillermo Navarro, Héctor Bourguez, Ángel Hernández, Conchi León, Martín López Brie, Ana Luisa Alfaro y un servidor.

Nuestra denominación o nuestra autodenominación de “Independientes” son de origen, somos el mezcal reposado en el compromiso social, somos el teatro en tu casa, el teatro campesino, el teatro popular, el teatro urbano, el teatro autónomo, el teatro de resistencia, el teatro marginado, el teatro pocas veces estudiado y que no aparece en los temarios de las escuelas oficiales. De ahí la pertinencia, de ahí la importancia.

 

Debo confesar que el libro, me plantea más que certezas o soluciones, muchas dudas, por momentos me aterra, me deja sin tierra, me conmociona y sobre todo me cuestiona y no lo menciono como cosa negativa, al contrario, creo que parte de su valía responde a las cuestionantes que los mismos autores proponen de principio y al ir leyendo voy respondiendo en mis adentros, que ya de por si es un lugar muy poco cómodo.

 


Aquí cinco ejemplos de varias cuestiones que necesité responderme.

1.- ¿Es pertinente y válida la etiqueta?

Sí, tanto como su sana distancia con el teatro comercial y con el teatro institucional u oficial

2.- ¿Qué otras etiquetas son válidas?

Todas las que se refieran a desarrollar un trabajo que aporte a la construcción de persona y por tanto de sociedad y de ciudadanía, que confronte, que cuestione y no que evada, que contenga y no que esparza, que conglomere y no que divida.

3.- Es bien cierto que el Covid es un problema que aún nos sacude, que es terrible en tanto salud pública, pero muchos decidimos explorar en ese otro espacio-tiempo con herramientas de la digitalidad y nos encontramos con un lugar desde el cual imaginar y desde donde comunicarnos. Rápidamente llegamos a conclusiones que en algunos casos me parecen vanas y en otros tajantes, yo me preguntaría: ¿Por qué algunos nos aferramos a hacer un teatro digital en vivo? ¿Podemos descartar la posibilidad de que toda esto que llamamos en vivo, sea una realidad holográfica? ¿O, que más allá de esta caverna de platón, exista otra realidad?, ¿Por qué empeñarnos en el teatro en tiempo real si nuestros ojos siempre ven pasado por el tiempo que tarda en llegar la luz, el sonido o la señal a nosotros?, ¿Por qué pensar que la percepción del cuerpo presente es la única opción y es lo único que nos puede proporcionar un placer o una reflexión?, existen otros seres vivos que ven otras proyecciones de luz distinta a las que percibimos nosotros, es decir los colores, las formas, la apreciación del mundo real no es solo el nuestro y como animales que compartimos este pedazo de tierra nos serviría pensarnos menos antropocéntricos. Otra posibilidad que nos da el aislamiento, es contraponernos y decir no somos islas, todos somos uno y lo que pasa en un mercado o en un laboratorio de china repercute en el mundo entero, de ahí nuestra humanidad.



4.- En cuanto a la labor de los programadores de los espacios, es pertinente reflexionar que definimos perfiles, no basados en amistades, sino en pensamientos comunes, ¿Para qué programar teatro comercial si este ya tiene sus espacios bien definidos de presentación?, es más estoy seguro que nuestros espacios no cubren sus expectativas de aforo para las masas que convocan. ¿Para qué programar al teatro oficial, si ya tienen sus espacios de legitimación a ciertas formas y a ciertas figuras? Nuestros espacios también están para apoyar a la construcción poliestética. Más allá de criterios de calidad, enfatizamos los criterios de calidad, el ¿Para qué?, para el lucimiento personal están otros espacios, para adoctrinar están otros y para hacer la reflexión escénica estamos otros.

5.- Algo que me parece muy importante de lo que aquí escriben los compañeros es cuando se refieren a las nuevas teatralidades, como el teatro liminal, el nuevo teatro documental o de ficción, performativo, de lo real, el teatro transversal, de la transteatralización, teatro biodramático, pos dramático, neotecnológico, etc. Qué si bien responden a nuevas búsquedas estéticas, también hay un desarrollo en lo político y en lo ético, sí, hay una confrontación con las formas de representación de nuestros antecesores inmediatos, como lo comentan los autores, pero yo agregaría también, que hay un enfado frente a “Las malas prácticas”. Y aquí vienen otra serie de preguntas que me detona este libro: ¿Por qué ahora nos rasgamos las vestiduras si muchas de estas malas prácticas crecieron al amparo de varias instituciones formativas, grupos o movimientos teatrales?, ¿Habrá que ser maduros y reconocer que varios de nuestros maestros fueron violentos, acosadores y que generaban prácticas nocivas en los procesos de creación?, ¿Es prudente separar a la persona del creador?, ¿Qué debemos hacer como sector para no repetir patrones? Estas preguntas también son una constante y pertenecen a nuestros tiempos y nuestras conciencias. Ahora intentamos, con mayor o menor éxito desmarcarnos de esas prácticas, eso es un despierte importante, ya nos preocupamos por resolver estas cuestiones de manera consciente y si nos traiciona el inconsciente, no lo justificamos, “porque ya lo traemos de herencia o en nuestra genética”. Claro que podemos equivocarnos, pero ya afrontamos el problema, lo trabajamos en nuestros grupos y lo incluimos en nuestra reflexión escénica.

También me parece de suma importancia, que dentro de las diferencias que nos revela esta investigación, está la formativa, anteriormente la mayoría de los compañeros teatristas independientes se formaban en las tablas, ahora  hay casos muy contados de compañeros que salieron de las escuelas oficiales y se dedicaron a hacer teatro comunitario, campesino, popular o independiente, pero hay muchos otros casos de compañeros que se formaron en este otro ámbito, quizá con una conciencia social distinta, abrevando de otras formaciones, con otros componentes éticos que no se formaron en las escuelas institucionales, pienso en Mario Ficachi que estudió contaduría, en Felipe Galván que estudió química, en Hilda Valencia que es Bióloga o Carlos Virgen que estudió economía pero que en el teatro tienen una formación autodidacta muy consistente y eficaz, en ese sentido hay un aporte de este tipo de compañeros, en los contenidos formativos que también dan base y sustancia al ejercicio del teatro independiente actual.

En fin, este libro de casi 500 páginas parece más que algo concluso, un detonante, más que caso cerrado, es un amplio espectro que se abre ante nosotros. Es un parte aguas, Es pertinente, es necesario porque significa, desmitifica y resignifica, lo que es ser un teatrista independiente, de nuestros días.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA CELDA 27 O LA CELDA DE LA MUERTE

Por México Legendario. En el Estado de Durango a finales del siglo XIX  existía una antigua cárcel, que se ubicaba en lo que hoy es el centro de la capital, llamada "La Celda de la Muerte  porque todo preso que entraba en la celda 27 amanecía misteriosamente muerto. Ésta situación angustiaba a carceleros, autoridades y presos. La decisión que se tomó fue que en éste lugar se encerraran sólo a los presos peligrosos, ya que de esta manera serían doblemente castigados y a su vez serviría de lección para otros criminales. Fueron muchos muertos, motivo que generó que a éste lugar se le viera como la celda maldita. Los habitantes de Durango decían que la causa era que en las noches entraba un espectro  y tomaba a los presos para estrangularlos, otros aseguraban que el ambiente de la celda estaba envenenado y unos cuantos rezaban porque decían que la celda era visitada por el diablo. Las autoridades ofrecieron que el preso que descubriera lo que pasaba, se le daría  su libertad.

LEYENDAS DE XOCHIMILCO - NAHUALES

Por: Pablo O. Duran EL GATO QUE SE TRANSFORMÓ EN MUJER  Platican los habitantes del centro histórico de Xochimilco que a finales del siglo XIX y principios del XX, había un gato muy latoso que no dejaba dormir a los vecinos de las chinampas, ya que el gato se pasaba dando de brincos por los tejados de las casas de esa zona. Un buen día los vecinos se organizaron para cazar al animal ya que era demasiado fastidioso. Esa noche todos los vecinos se quedaron al acecho del gato, esperaron largo rato en silencio y en cuanto el felino llegó, los vecinos empezaron la cacería por las chinampas. Cuando lograron atraparlo,   metieron al gato en un tambo grande justo a la media noche. La sorpresa se la llevaron los vecinos cuando comenzaba a despuntar el alba, clarito oyeron una voz que salía del tambo donde estaba atrapado el gato. La voz decía -¡suéltenme!, ¡por favor suéltenme! – Los vecinos atemorizados por la voz que escuchaban levantaron la tapa del tambo y su   sorpresa fue mayor cua

LEYENDAS DE SAN GREGORIO ATLAPULCO, XOCHIMILCO

Por: Pablo Durán. La Llorona    en San Gregorio Atlapulco, Xochimilco. Los habitantes del pueblo de San Gregorio Atlapulco en Xochimilco cuentan entre sus leyendas que se aparece la Llorona, una mujer vestida de blanco.   La leyenda de la llorona en la versión de San Gregorio, relata que una señora que tenía problemas con su marido, la dejó y ella se desquitó con sus hijos hasta que los mató. Al darse cuenta de lo que hizo se volvió loca y empezó   a penar   por las calles y canales en busca de   sus hijos,   su penitencia fue no encontrarlos jamás y hasta estos tiempos sigue penando por los canales de Xochimilco y los rumbos cercanos como lo es San Gregorio Atlapulco. Entre las múltiples versiones que hay sobre la Llorona, esta es la que   cuentan los ancianos del pueblo de Atlapulco. Un joven de nombre Juan David habitante del pueblo de San Gregorio contó un relato que le sucedió aproximadamente cuatro años. “Una vez en la madrugada yo estaba en mi casa trabajando en la