Ir al contenido principal

EL CHARRO NEGRO, XOCHIMILCO

Por Pablo O. Duran

El pueblo de Tepepan está ubicado en los límites de las delegaciones Xochimilco y Tlalpan. Cuentan sus habitantes que en ese pueblo, a mediados del siglo XIX, había un joven de un porte sin igual en toda la región, por lo que a todas las chicas las tenía maravilladas con su atractivo. Pero a este joven sólo se le veía muy pocas veces en el pueblo, siempre andaba vestido con un traje de charro negro, nadie sabía su nombre y dónde vivía, de ahí que le llamaran el Charro Negro. Cuando las muchachas lo seguían, en el momento de dar vuelta en una calle se metía entre los arbustos o aceleraba el paso entre los prados con el fin de perdérseles, por lo tanto nunca supieron hacia dónde iba el Charro Negro en realidad.

Cada que paseaba en la calles del pueblo las muchachas se detenían a verlo pasar, algunas le hablaban para saludarlo, él respondía a los saludos pero no detenía su caminar. Un día encontró a una chica que nunca en su vida había visto y en esa ocasión se bajó del caballo para saludarla. Él era demasiado guapo cuentan los habitantes de Tepepan, por lo tanto empezó a cortejarla y surgió un romance entre el Charro Negro y la hermosa muchacha.

Durante un tiempo el Charro Negro fue a visitarla a su casa, conoció a los padres de la joven, los trató y ellos llegaron a quererlo. Ya una vez que el Charro Negro se ganó la confianza de los padres de la muchacha, les pidió la mano de su hija en matrimonio, los padres felices accedieron porque su hija estaba enamorada del Charro Negro y también se quería casar con él.

Celebrada la boda, el Charro Negro y su esposa se despidieron del par de ancianos, los suegros felices los dejaron ir.

Un año después de la gran boda y despedida, los ancianos estaban preocupados por su hija que desde aquel día no volvieron a ver. Comenzaron a preguntar entre la gente del pueblo si alguien había visto a su hija y al Charro Negro.



Una mañana los ancianos se levantaron a hacer sus actividades cotidianas sin esperar ninguna noticia sobre su hija, cundo de pronto llamaron a la puerta de su casa, su sorpresa fue muy grande al ver al Charro Negro parado en la puerta. Él les dijo que sabía que ellos estaban preocupados por su hija y los iba a llevar a donde estaba ella, así que los ancianos se alistaron y se fueron con el Charro Negro. El Charro los llevo por un largo camino y una vez que llegaron al lago de Xochimilco se embarcaron en una canoa en dirección a una isla. Cuando descendieron en la isla caminaron hasta una orilla y les dijo a sus suegros - su hija esta allá a bajo - señalando al fondo del lago. Fue entonces cuando los ancianos vieron a su hija.
Pero ella ya no era normal, estaba convertida en una sirena y en los brazos tenía a una bebé sirena que estaba amamantando. Los padres se quedaron sorprendidos por lo que vieron.
El Charro Negro les explicó que él y su esposa vivían en el fondo del lago por eso ella no podía ir avistarlos y que era la última vez que la iban a poder ver.

De regreso en su casa los ancianos comentaron lo que vieron a los habitantes del pueblo de Tepepan, desde entonces se dice que el Charro Negro sólo regresa en las noches  por las chicas hermosas para llevárselas al fondo del lago.




 Ilustración: José Luis Morales

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA CELDA 27 O LA CELDA DE LA MUERTE

Por México Legendario.


En el Estado de Durango a finales del siglo XIX  existía una antigua cárcel, que se ubicaba en lo que hoy es el centro de la capital, llamada "La Celda de la Muerte porque todo preso que entraba en la celda 27 amanecía misteriosamente muerto. Ésta situación angustiaba a carceleros, autoridades y presos. La decisión que se tomó fue que en éste lugar se encerraran sólo a los presos peligrosos, ya que de esta manera serían doblemente castigados y a su vez serviría de lección para otros criminales.
Fueron muchos muertos, motivo que generó que a éste lugar se le viera como la celda maldita. Los habitantes de Durango decían que la causa era que en las noches entraba un espectro  y tomaba a los presos para estrangularlos, otros aseguraban que el ambiente de la celda estaba envenenado y unos cuantos rezaban porque decían que la celda era visitada por el diablo. Las autoridades ofrecieron que el preso que descubriera lo que pasaba, se le daría  su libertad. 
En 1884, e…

LEYENDAS DE XOCHIMILCO - NAHUALES

Por: Pablo O. Duran
EL GATO QUE SE TRANSFORMÓ EN MUJER  Platican los habitantes del centro histórico de Xochimilco que a finales del siglo XIX y principios del XX, había un gato muy latoso que no dejaba dormir a los vecinos de las chinampas, ya que el gato se pasaba dando de brincos por los tejados de las casas de esa zona. Un buen día los vecinos se organizaron para cazar al animal ya que era demasiado fastidioso. Esa noche todos los vecinos se quedaron al acecho del gato, esperaron largo rato en silencio y en cuanto el felino llegó, los vecinos empezaron la cacería por las chinampas. Cuando lograron atraparlo, metieron al gato en un tambo grande justo a la media noche. La sorpresa se la llevaron los vecinos cuando comenzaba a despuntar el alba, clarito oyeron una voz que salía del tambo donde estaba atrapado el gato. La voz decía -¡suéltenme!, ¡por favor suéltenme! – Los vecinos atemorizados por la voz que escuchaban levantaron la tapa del tambo y susorpresa fue mayor cuando vieron qu…

LEYENDAS DE SAN GREGORIO ATLAPULCO, XOCHIMILCO

Por: Pablo Durán. La Lloronaen San Gregorio Atlapulco, Xochimilco. Los habitantes del pueblo de San Gregorio Atlapulco en Xochimilco cuentan entre sus leyendas que se aparece la Llorona, una mujer vestida de blanco. La leyenda de la llorona en la versión de San Gregorio, relata que una señora que tenía problemas con su marido, la dejó y ella se desquitó con sus hijos hasta que los mató. Al darse cuenta de lo que hizo se volvió loca y empezó a penarpor las calles y canales en busca de sus hijos, su penitencia fue no encontrarlos jamás y hasta estos tiempos sigue penando por los canales de Xochimilco y los rumbos cercanos como lo es San Gregorio Atlapulco. Entre las múltiples versiones que hay sobre la Llorona, esta es la que cuentan los ancianos del pueblo de Atlapulco. Un joven de nombre Juan David habitante del pueblo de San Gregorio contó un relato que le sucedió aproximadamente cuatro años. “Una vez en la madrugada yo estaba en mi casa trabajando en la computadora, esa noche hacia much…