Ir al contenido principal

GABINO BARREDA

Por: Marlene López González. 

“La principal y más poderosa rémora que detiene a nuestro país en el camino del engrandecimiento es la ignorancia; la falta de ilustración de nuestro pueblo es la que lo convierte en pasivo e inconsciente instrumento de los intransigentes y parlanchines…”.  Gabino Barreda

El médico, filósofo y político nació el 19 de febrero de 1818, en Puebla. Estudió derecho en el Colegio de San Ildefonso; química en el Colegio de Minería; y  tiempo después se recibió como médico, profesión que ejerció durante las guerras de 1843 y 1847, inscrito como cirujano en el ejército nacional.

Entre 1847 y 1851, Gabino Barreda completó su formación científica en París, donde conoció al filósofo positivista Augusto Comte. Al regresar a México trajo consigo los seis volúmenes del Curso de filosofía positiva del francés, con el propósito de divulgar el positivismo.

Gabino Barreda  fundó la Sociedad Metodófila, del cual se derivó el Partido Científico. También fue catedrático de filosofía médica, física, historia natural y patología médica que regentó en la Escuela Nacional de Medicina mexicana y más tarde en la Facultad de Medicina.




 “El orden intelectual que la educación debe establecer es la llave del orden social y moral que tanto hemos menester”. Gabino Barreda

Durante el gobierno de Benito Juárez, el impulsor del positivismo en México, fue convocado por el entonces ministro de Justicia, Antonio Martínez Castro, para participar en una reforma educativa nacional de inspiración positivista.

Como resultado de su trabajo, Gabino Barreda creó y fue el primer director de  la Escuela Nacional  Preparatoria. Asimismo, propuso que  la educación básica fuera obligatoria, gratuita y laica.

Entre su obra escrita destaca “El Federalista y El Siglo XIX”, que  fue reunida en el libro Opúsculos, discusiones y discursos  de 1877.  Gabino Barreda murió en la ciudad de México el 20 de marzo de 1881. Sus restos reposan en la Rotonda de las Personas Ilustres.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA CELDA 27 O LA CELDA DE LA MUERTE

Por México Legendario. En el Estado de Durango a finales del siglo XIX  existía una antigua cárcel, que se ubicaba en lo que hoy es el centro de la capital, llamada "La Celda de la Muerte  porque todo preso que entraba en la celda 27 amanecía misteriosamente muerto. Ésta situación angustiaba a carceleros, autoridades y presos. La decisión que se tomó fue que en éste lugar se encerraran sólo a los presos peligrosos, ya que de esta manera serían doblemente castigados y a su vez serviría de lección para otros criminales. Fueron muchos muertos, motivo que generó que a éste lugar se le viera como la celda maldita. Los habitantes de Durango decían que la causa era que en las noches entraba un espectro  y tomaba a los presos para estrangularlos, otros aseguraban que el ambiente de la celda estaba envenenado y unos cuantos rezaban porque decían que la celda era visitada por el diablo. Las autoridades ofrecieron que el preso que descubriera lo que pasaba, se le daría  su libertad.

LEYENDAS DE SAN GREGORIO ATLAPULCO, XOCHIMILCO

Por: Pablo Durán. La Llorona    en San Gregorio Atlapulco, Xochimilco. Los habitantes del pueblo de San Gregorio Atlapulco en Xochimilco cuentan entre sus leyendas que se aparece la Llorona, una mujer vestida de blanco.   La leyenda de la llorona en la versión de San Gregorio, relata que una señora que tenía problemas con su marido, la dejó y ella se desquitó con sus hijos hasta que los mató. Al darse cuenta de lo que hizo se volvió loca y empezó   a penar   por las calles y canales en busca de   sus hijos,   su penitencia fue no encontrarlos jamás y hasta estos tiempos sigue penando por los canales de Xochimilco y los rumbos cercanos como lo es San Gregorio Atlapulco. Entre las múltiples versiones que hay sobre la Llorona, esta es la que   cuentan los ancianos del pueblo de Atlapulco. Un joven de nombre Juan David habitante del pueblo de San Gregorio contó un relato que le sucedió aproximadamente cuatro años. “Una vez en la madrugada yo estaba en mi casa trabajando en la

Las lenguas indígenas de México

Por: Secretaría de Cultura A lo largo de las 32 entidades que conforman México se hablan 364 variantes lingüísticas, las cuales representan un importante indicador de la enorme diversidad lingüística y cultural. Akateko, amuzgo, awakateko, ayapaneco, cora, jakalteko, kaqchikel, kickapoo, tojolabal, totonaco, triqui, tzeltal, tsotsil, yaqui, zapoteco y zoque son solo algunas de las lenguas indígenas que se hablan en el territorio mexicano, cada una de ellas representa el testimonio de una herencia cultural milenaria que al heredarse de generación en generación lleva consigo una compleja cosmogonía y una forma específica de nombrar y pensarse en el mundo.    En nuestro país existen 11 conjuntos de lenguas cuyas semejanzas estructurales y léxicas comparten un origen histórico común; es decir, familias lingüísticas que están representadas en nuestro país con al menos una de sus lenguas. Estas familias lingüísticas son: álgica, yuto-nahua, cochimí-yumana, seri, oto-mangue, m