Ir al contenido principal

Distinción y buen gusto en las artesanías queretanas.

Por: Secretaría de Turismo del estado de Querétaro

  •    San Juan del Río  y su riqueza de ópalos multicolores
    •    El Marqués, Huimilpan y Pedro Escobedo, impresionantes esculturas de cantera
    •    Finos bordados se confeccionan en Tolimán y Amealco

Querétaro da a conocer la artesanía del estado representada por finos trabajos de los más diversos materiales. Destacan los bordados que se confeccionan en Tolimán y Amealco y las esculturas en cantera que se realizan en El Marqués, Humilpan y Pedro Escobedo. San Juan del Río es famoso por su riqueza en ópalos multicolores con los que se elaboran trabajos de orfebrería.

En Ezequiel Montes y Colón destacan los trabajos en lana, confeccionados en rústicos telares. Tequisquiapan es famoso por su artesanía en vara y Cadereyta es reconocido por sus trabajos en talabartería. Además, en todo el estado es posible encontrar artesanías hechas a base de cerámica de barro.


En Pedro Escobedo abunda la piedra caliza, los artesanos de la comunidad de Escolásticas han hecho de la cantera el material de sus expresiones artísticas. La cantera labrada adquiere forma de fuente, maceta, escritorio, decora casas o edificios.

Durante la mayor parte de su historia, Tequisquiapan fue habitado en su mayoría por  indígenas. En principio, su producción artesanal obedece a los orígenes de una cultura armónica y sencilla. Se puede encontrar la más típica acrobacia manual en delicados trabajos de vara de sáuz  y raíz de sabino, canastitas tejidas de palma, telas bordadas y hasta talabartería y otros artículos de piel.

Las extracciones mineras de la zona ha aportado una mezcla buen gusto: ópalos, vidrios y cuarzos; así como otras suertes de joyería, distinguida y sutil. El punto más indicado para hacer las compras es el mercado de artesanías, en cuyos locales puedes pasar horas. Tequisquiapan es también famoso por sus muebles y artículos de madera, lo mismo que por sus trabajos en hierro forjado.

En Ezequiel Montes  el ixtle viene del maguey, esta planta tan recurrente en tierra mexicana y que se conoce también como agave. Esta fibra, tan versátil como dura de trabajar, se encuentra en textiles, alimentos y medicinas.


En el parador artesanal “La Canoa”, en Ezequiel Montes, podrás encontrar un manantial, árboles de sabinos y una diversidad de objetos fabricados con ixtle: morrales, muñecos y canastas son sólo algunos ejemplos.

A 40 minutos de Querétaro, con dirección a Chichimequillas, se encuentra la comunidad de San Vicente Ferrer. Aquí podrás dedicarte a una de las actividades de ocio predilectas: la compra de ropa. En la plaza principal chamarras, bolsas, zapatos y cinturones de piel buscan su dueño en las tiendas de este pueblo de artesanos. Una excelente opción para empezar el invierno estrenando guardarropa.




Toma el carro en dirección a México, luego a la Sierra Gorda. Deja que la figura de la Peña te guíe a tu destino. Una vez en Bernal, busca en la plaza principal el taller de la Aurora. Entra a conocer los telares tradicionales y compra colchas y suéteres de vivos colores para el invierno que se acerca. Recorre también los callejones en busca de las famosas gorditas y de los dulces típicos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA CELDA 27 O LA CELDA DE LA MUERTE

Por México Legendario.


En el Estado de Durango a finales del siglo XIX  existía una antigua cárcel, que se ubicaba en lo que hoy es el centro de la capital, llamada "La Celda de la Muerte porque todo preso que entraba en la celda 27 amanecía misteriosamente muerto. Ésta situación angustiaba a carceleros, autoridades y presos. La decisión que se tomó fue que en éste lugar se encerraran sólo a los presos peligrosos, ya que de esta manera serían doblemente castigados y a su vez serviría de lección para otros criminales.
Fueron muchos muertos, motivo que generó que a éste lugar se le viera como la celda maldita. Los habitantes de Durango decían que la causa era que en las noches entraba un espectro  y tomaba a los presos para estrangularlos, otros aseguraban que el ambiente de la celda estaba envenenado y unos cuantos rezaban porque decían que la celda era visitada por el diablo. Las autoridades ofrecieron que el preso que descubriera lo que pasaba, se le daría  su libertad. 
En 1884, e…

LEYENDAS DE XOCHIMILCO - NAHUALES

Por: Pablo O. Duran
EL GATO QUE SE TRANSFORMÓ EN MUJER  Platican los habitantes del centro histórico de Xochimilco que a finales del siglo XIX y principios del XX, había un gato muy latoso que no dejaba dormir a los vecinos de las chinampas, ya que el gato se pasaba dando de brincos por los tejados de las casas de esa zona. Un buen día los vecinos se organizaron para cazar al animal ya que era demasiado fastidioso. Esa noche todos los vecinos se quedaron al acecho del gato, esperaron largo rato en silencio y en cuanto el felino llegó, los vecinos empezaron la cacería por las chinampas. Cuando lograron atraparlo, metieron al gato en un tambo grande justo a la media noche. La sorpresa se la llevaron los vecinos cuando comenzaba a despuntar el alba, clarito oyeron una voz que salía del tambo donde estaba atrapado el gato. La voz decía -¡suéltenme!, ¡por favor suéltenme! – Los vecinos atemorizados por la voz que escuchaban levantaron la tapa del tambo y susorpresa fue mayor cuando vieron qu…

LEYENDAS DE SAN GREGORIO ATLAPULCO, XOCHIMILCO

Por: Pablo Durán. La Lloronaen San Gregorio Atlapulco, Xochimilco. Los habitantes del pueblo de San Gregorio Atlapulco en Xochimilco cuentan entre sus leyendas que se aparece la Llorona, una mujer vestida de blanco. La leyenda de la llorona en la versión de San Gregorio, relata que una señora que tenía problemas con su marido, la dejó y ella se desquitó con sus hijos hasta que los mató. Al darse cuenta de lo que hizo se volvió loca y empezó a penarpor las calles y canales en busca de sus hijos, su penitencia fue no encontrarlos jamás y hasta estos tiempos sigue penando por los canales de Xochimilco y los rumbos cercanos como lo es San Gregorio Atlapulco. Entre las múltiples versiones que hay sobre la Llorona, esta es la que cuentan los ancianos del pueblo de Atlapulco. Un joven de nombre Juan David habitante del pueblo de San Gregorio contó un relato que le sucedió aproximadamente cuatro años. “Una vez en la madrugada yo estaba en mi casa trabajando en la computadora, esa noche hacia much…