Ir al contenido principal

"La geometría del trigo", reflexión y análisis sobre la obra teatral.

Por Marlene Logo

(Marlene López González)

 

En la mayoría de los pueblos surgen las historias más trilladas, es decir, las más comunes y sabidas. Donde los secretos se consumen entre la frivolidad de quienes los saben y prefieren callar por conveniencia. Sin importar el contexto, siempre será más interesante unir los ejes de las vidas ajenas, que las propias; o mejor aún, culpar a los padres de nuestro destino o desequilibrio emocional, sin respetar que ellos también tienen derecho a rehacer su vida.

Sin entrar al melodrama, desde un enfoque más social, puede ser una proyección sobre la necesidad de permanecer en un lugar o emigrar a otro en busca de mejores oportunidades, sin dejar de mencionar el interés de aquellos que prefieren regresar a sus orígenes, ya sea por un ideal, un negocio o un amor.

“La geometría del trigo” es una historia real, se la contó su madre al autor de la misma, el director y dramaturgo, Alberto Conejero. Esta se estrenó en el 2019, en España. Como un referente histórico, aunque puede ser intemporal por las temáticas expuestas, hace referencia a los “charnegos”, como se les decía despectivamente en Cataluña (Lérida, Gerona, Barcelona y Tarragona), a los emigrantes de habla no catalana, que venían de otras partes de España; entre las décadas de los 50 y 70.

Después de dos años de permanecer encerrados por motivos de la pandemia por el Covid-19, el teatro abre sus puertas para reflexionar sobre aquello que nos dejó el encierro. Del 26 de marzo al 16 de abril del 2022, se presentó “La geometría del trigo” en la Ciudad de México, en la Sala Blas Braidot, del Foro Contigo América; una producción de la compañía “La Bota Teatro”, bajo la dirección de Williams Sayago. Un excelente trabajo que se reflejó en la actuación de cada uno de los personajes; mejor dicho, gracias a los destacados actores y actrices que hicieron posible que el público se conectara y fluyera con la historia.

Después del quiebre social, es probable cuestionar sobre nuestra identidad, sobre cómo convivir con nuestro pasado y, quizás, el pensar en el tipo de relaciones amorosas que existen, sin importar la época, aún hay quienes se espantan de aquellas que no siguen el prototipo socialmente impuesto. Amar no es malo, lo malo es tener que ocultar o privarse de la persona que en verdad se ama, por miedo al qué dirán o por no perder a alguien más, por ejemplo: una esposa y un hijo.

Imagine vivir en un pueblo antiguo en el que solo quedan unas cuantas familias, casonas viejas, un molino abandonado y minas. Al mismo tiempo, imagine un entorno urbano actual, pero no pierda de vista lo anterior. ¿Parece confuso? Espere a ver el inicio de la obra, que es el cruce entre el presente, pasado o futuro; en realidad, son todas a la vez. Esto se logra en un escenario de aproximadamente 2 x 4 metros cuadrados, con un cupo de 25 personas como público. Una escenografía un tanto cálida y otro tétrica; ideal para que el espectador imagine los elementos necesarios que cobran vida con el tono y ritmo de los diálogos.

Es la historia quebrada; “el grano que es necesario trillar para poder consumirlo”. Dicho lo anterior, trituremos esta historia, veamos que hay más allá de lo que se puede ver en escena. Todo comienza cuando Joan (Uriel Ochoa) y Laia (Diana Pompa), una joven pareja de arquitectos se enfrenta a una crisis en su relación, en donde ella reclama la indiferencia de él; sin saber que va más que eso, es una tristeza adquirida desde antes de nacer.

¿Qué muestra la obra? El abandono paterno, por una represión sexual descubierta por la esposa embarazada; y su repercusión en un hijo que cargará con las memorias dolorosas de sus padres, las cuales serán rebeladas, a partir de que se entera que el padre que jamás conoció, ha muerto. Beatriz está embarazada y tras enterarse de la homosexualidad de su esposo, Antonio, le suplica que no los busque y se marcha a vivir a Barcelona, algo de lo que probablemente se arrepentirá después.

Por su parte, Emilia, la madre de Beatriz, una mujer con mucho carácter, y conocedora de algunos secretos que pueden poner en peligro el matrimonio de su hija; decide confrontar a su yerno y convencer a su hija que es mejor callar que el quedar sola. Y, por último, Samuel, el mejor amigo de Antonio, que regresa al pueblo después de muchos años. Durante el franquismo, sus padres emigraron a Francia, y él vuelve ahora con la intención de montar un negocio… o recuperar un amor.

Esa es la historia, pero el trasfondo es la necesidad de un hijo por conocer la historia de aquel hombre que, hasta los últimos días de su vida, se escondió bajo las últimas minas de plomo de Jaén, una metáfora de como las personas se ocultan de aquello que les avergüenza, muy parecido al trágame tierra.


Esta historia no sería posible sin viajar a la tierra rojiza del sur donde esperan los recuerdos e historias de otros hombres y mujeres que le darán un sentido a los vacíos existenciales de Joan: Emilia (América Cabiedes), quien fue su abuela; Antonio (Carlos Virgen), su padre; Beatriz (Martha Tapia), su madre, y Samuel (Darío Guajardo), la pareja de su padre.

Más que un viaje a un funeral, es el destape de pasado hacia una proyección al presente, donde los personajes tendrán que escapar de una sociedad vieja y prejuiciosa a una actual no tan distinta.  Ahora solo queda una pequeña piedra y una carta como herencia aún ininteligible; que servirán para que Joan y Laia logren comprender la geometría familiar y así hacer un intento de empezar de nuevo y de seguir juntos. Porque el vínculo nunca desaparece y siempre estamos a tiempo de cuidarlo.

Es una obra que va más allá de una relación matrimonial fallida y una homosexualidad encubierta por el miedo al qué dirán; en realidad se puede ver como la huella que deja el abandono paterno y el cómo repercute la depresión de un hijo que añora tan solo la muestra de algún tipo de cariño de su padre hacia él. En sí, es el reflejo del amor, el sufrimiento, las preguntas sin respuestas, la lealtad y las mentiras que componen dos dramas paralelos, perfectamente entrelazados. Una obra que es digna de verse, con una excelente actuación por parte de la compañía “La Bota Teatro”; la exigente y reflexiva dirección de Williams Sayago; así como el debut de América Cabiedes como gran actriz. Una obra que más allá de la crítica teatral es un elemento de reflexión en la época actual.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA CELDA 27 O LA CELDA DE LA MUERTE

Por México Legendario. En el Estado de Durango a finales del siglo XIX  existía una antigua cárcel, que se ubicaba en lo que hoy es el centro de la capital, llamada "La Celda de la Muerte  porque todo preso que entraba en la celda 27 amanecía misteriosamente muerto. Ésta situación angustiaba a carceleros, autoridades y presos. La decisión que se tomó fue que en éste lugar se encerraran sólo a los presos peligrosos, ya que de esta manera serían doblemente castigados y a su vez serviría de lección para otros criminales. Fueron muchos muertos, motivo que generó que a éste lugar se le viera como la celda maldita. Los habitantes de Durango decían que la causa era que en las noches entraba un espectro  y tomaba a los presos para estrangularlos, otros aseguraban que el ambiente de la celda estaba envenenado y unos cuantos rezaban porque decían que la celda era visitada por el diablo. Las autoridades ofrecieron que el preso que descubriera lo que pasaba, se le daría  su libertad.

LEYENDAS DE XOCHIMILCO - NAHUALES

Por: Pablo O. Duran EL GATO QUE SE TRANSFORMÓ EN MUJER  Platican los habitantes del centro histórico de Xochimilco que a finales del siglo XIX y principios del XX, había un gato muy latoso que no dejaba dormir a los vecinos de las chinampas, ya que el gato se pasaba dando de brincos por los tejados de las casas de esa zona. Un buen día los vecinos se organizaron para cazar al animal ya que era demasiado fastidioso. Esa noche todos los vecinos se quedaron al acecho del gato, esperaron largo rato en silencio y en cuanto el felino llegó, los vecinos empezaron la cacería por las chinampas. Cuando lograron atraparlo,   metieron al gato en un tambo grande justo a la media noche. La sorpresa se la llevaron los vecinos cuando comenzaba a despuntar el alba, clarito oyeron una voz que salía del tambo donde estaba atrapado el gato. La voz decía -¡suéltenme!, ¡por favor suéltenme! – Los vecinos atemorizados por la voz que escuchaban levantaron la tapa del tambo y su   sorpresa fue mayor cua

LEYENDAS DE SAN GREGORIO ATLAPULCO, XOCHIMILCO

Por: Pablo Durán. La Llorona    en San Gregorio Atlapulco, Xochimilco. Los habitantes del pueblo de San Gregorio Atlapulco en Xochimilco cuentan entre sus leyendas que se aparece la Llorona, una mujer vestida de blanco.   La leyenda de la llorona en la versión de San Gregorio, relata que una señora que tenía problemas con su marido, la dejó y ella se desquitó con sus hijos hasta que los mató. Al darse cuenta de lo que hizo se volvió loca y empezó   a penar   por las calles y canales en busca de   sus hijos,   su penitencia fue no encontrarlos jamás y hasta estos tiempos sigue penando por los canales de Xochimilco y los rumbos cercanos como lo es San Gregorio Atlapulco. Entre las múltiples versiones que hay sobre la Llorona, esta es la que   cuentan los ancianos del pueblo de Atlapulco. Un joven de nombre Juan David habitante del pueblo de San Gregorio contó un relato que le sucedió aproximadamente cuatro años. “Una vez en la madrugada yo estaba en mi casa trabajando en la